Entrenamiento del alma (extracto)

 

The Boston Globe, por Alison Bass, 03 de marzo de 1999 

Estos son una serie de extractos de un artículo que apareció en “The Boston Globe” en marzo de 1999. 

Han venido de todas partes de Nueva Inglaterra, desde lugares tan lejanos como la frontera canadiense de Vermont hasta el cercano South Boston. Pero las 132 almas acurrucadas en sillas en una sala de conferencias sin ventanas en Dorchester no parecen particularmente perdidas. Son médicos, ingenieros, consultores de software, pintores de casas, dueños de tiendas, abogados, estudiantes, madres solteras y un sacerdote episcopal … Son personas como Paula Houghton, de 50 años, que dirige una tienda de regalos en la costa de Maine y dice que  no ha tocado a su esposo en años, a pesar de que manejan el negocio juntos. O Marisa Reilly, de 39 años, dueña de un Spa corporal en Waltham y lucha por criar a una hija de 4 años en medio de la confusión de un divorcio difícil. O bien, Ray Barrieau de 42 años, un contratista general de Rockland quien perdió la voluntad de amar cuando su hijo adolescente murió en un accidente automovilístico en 1997. Muchos en este grupo de mayoría blanca y de clase media habían oído hablar de Él Foro Landmark, de alguien en sus vidas que ya habían participado en el programa. (En el caso de Houghton, era su hija; y Barrieau, varios amigos). 

Beth Handel ( que lidera el Foro Landmark) se mete en lo más profundo de la sesión. Dice que todos los seres humanos escuchan a través de un filtro que enjuicia, decidiendo si lo que escuchan es correcto o incorrecto, hay que estar de acuerdo o no.

 “Esta forma de escuchar nunca desaparecerá, lo noto ahora cuando lo hago”, dice Handel, una mujer vivaz de cabello oscuro, cuyas manos y cara están en constante movimiento. 

En cada pausa, se anima a los participantes a encontrar a alguien que no conocen y compartir algo que hayan aprendido sobre ellos mismos. Y esa misma noche antes de que Handel despida al grupo ya cansado por el día, le asigna una tarea a todos: ve y escribe una carta a alguien en tu vida de la que te hayas “estado chantajeado”. Esto es, explicó, una actitud mental que obliga a las personas a responder negativamente a los demás. Después de que haber escrito la carta, dice: “llama a la persona y pide perdón “. 

Judie, una azafata de unos 50 años que vive en Quincy, hizo su tarea la primera noche. Ella llamó a su exmarido para disculparse por haberlo culpado por todo lo que había salido mal en su matrimonio. “Nuestro divorcio fue tan amargo que mis hijos quedaron atrapados en el fuego cruzado”, Judie le dice al grupo al día siguiente, con lágrimas en las mejillas. “Lo que me di cuenta es que yo tenía parte en ello. “Mi mayor chantaje fue ser una víctima, y ​​lo que perdí no fue solo mi matrimonio, mi casa y mi esposo, sino que perdí a mis hijas”. 

Cuando llamó el viernes por la noche, Judie dice que su ex no estaba en casa, y la persona que contestó el teléfono fue su hija menor, que tiene 17 años 

“Entonces supe que ella era la persona con la que necesitaba hablar. Le dije que sabía que el divorcio le había causado mucho dolor y que evité la responsabilidad actuando como si todo fuera culpa de papá. Y le pedí perdón”. Judie hace una pausa y el silencio es ensordecedor. “Mi hija dijo: 

‘He esperado dos años para escuchar esto. Te perdono”. Un suspiro como un globo que suelta aire se puede escuchar en la habitación. 

“ No he visto teatro tan bueno en mucho tiempo “, se maravilla Linda Kellay, de 40 años, de Charlton, durante un descanso. 

No todos, sin embargo, están logrando avances. En un momento dado, un emigrante de la India se levanta y trata de hablar sobre cómo la gente lo discrimina debido a su color de piel y acento. Handel se enciende con él. “No te has dado cuenta de tu “chantaje”: que las personas te discriminan”, dice ella. “No te estás responsabilizando por ello. Sigues apuntando tu dedo a los demás. Tienes que reconocer tu chantaje“. 

El hombre, un profesional de la salud, que pidió no ser identificado, persiste y dice que muchos de sus problemas con las personas en el trabajo y en otros lugares tienen que ver con el racismo. “Eres una de las personas más inasesorables en el Foro”, responde Handel con calma. “Han pasado dos días completos y todavía no te has mirado. Todo lo que ves es gente que te pisa “. 

Después de un breve descanso (durante el cual el hombre se encuentra rodeado de comprensivos participantes que le piden que permanezca allí), Handel descarga lo que algunos dirían que es la bomba más grande del fin de semana:” Considerar que la vida es vacía y sin significado.“ Dice “No hay significado en la vida: la vida simplemente es “. 

Al principio, las caras de la gente se arrugan con desconcierto. Paula Houghton, la dueña de una tienda de regalos de Maine, es una de las primeras en entenderlo. “Si la vida es vacía y  sin significado, puedes crear lo que quieras”, dice triunfalmente. 

Marisa Reilly la sigue hasta el micrófono. “Me siento tan poderosa”, dice Reilly. “Ya no necesito ser una víctima. Esto es mejor que la iglesia;  es casi mejor que el sexo “. 

Y ahí es cuando Ray Barrieau, el contratista general de Rockland, levanta su cabeza leonina. Barrieau se ha dejado caer en la última fila de la habitación, con los ojos medio cerrados y los hombros inclinados. Pero en la tarde del tercer día, camina hacia el micrófono. 

Con voz ahogada, Barrieau lee una carta que le había escrito a su hijo, quien murió hace 18 meses en un accidente automovilístico a los 16 años. Barrieau dice que ahora se da cuenta de que aunque su hijo está muerto, todavía puede tener una relación con él. . “Eras una persona extraordinaria, y te extraño terriblemente”, Barrieau lee a una audiencia tan silenciosa como la piedra. “Pero ahora me doy cuenta de que, aunque mi relación contigo es diferente, puedo continuar dándote el 100 por ciento de mi amor”. 

Cuando termina, Handel pregunta: “¿Hay algo más que necesites hacer?” “¿Perdónarte a ti mismo?”, responde Barrieau en voz baja: “Creo que acabo de hacerlo”. 

El último día de El Foro, el martes por la noche, Barrieau entra sonriendo a la sala. Su espalda es recta, sus ojos azules amplios y tranquilos. Otros participantes también entran con grandes sonrisas en sus caras, abrazan a las personas que conocieron solo cinco días antes y hablan de los cambios en su comportamiento en los últimos dos días. 

Uno de los que abrazan es Joan Hathaway, un agente inmobiliario de Marlborough. En el primer día de El Foro, Hathaway, cuando se le preguntó qué pensaba ella, se había puesto un dedo en la boca como para vomitar. El martes por la noche, tuvo una respuesta diferente. “Siempre soy escéptica de estas cosas de autoayuda”, dijo Hathaway. “Pero no podía negar lo que estaba pasando delante de mis ojos. Podía ver las transformaciones que tienen lugar justo delante de mí “. 

 Hablándoles un mes después, Barrieau y otros participantes también dicen que sus vidas y actitudes permanecen transformadas. 

“En area de trabajo, trato con personas que no siempre se manejan en la realidad, y me doy cuenta de que ahora trato de hacerlo de forma diferente”, dice Barrieau, quien está trabajando en la restauración de una gran granja al norte de Boston. “Por ejemplo, si algo sale mal, un equipo siempre está listo para señalar con el dedo a otro equipo, y en el pasado podría haberme involucrado en eso“. Ahora solo digo, cielos,  este es su chantaje y no voy a caer en eso.´ No es como si Barrieau u otros no tuvieran fallos. Aquí afuera el mundo es imperfecto. Marisa Reilly, quien comparte la custodia de su hija con su ex esposo, dice que todavía se encuentra involucrada en discusiones con él por los “insultos” del pasado. Pero en lugar de enojarse y marcharse con resentimiento como solía hacerlo, Reilly dice que fue capaz de calmar su última pelea. 

“Respiré hondo, salí, volví a entrar e hice una petición. Le dije: `No tienes que respetarme o quererme, solo quiero que me respetes como la madre de Gwendolyn’ “, recuerda. “Y ese fue el final de todo”. 

Reilly agrega: “Experiencias como ese fin de semana podrían ser como una burbuja: lo consigues por el momento y luego desaparece”. Pero esto ha tenido un efecto duradero en mí.“ 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s